Loading…

CELEBRACIÓN DEL NACIMIENTO DEL PADRE LUIS

“SEGUIMOS EN CONTACTO”

 

Hoy, como cada año, hemos celebrado el nacimiento del Padre Luis. Él no está ya con nosotros, pero está con Jesús, y nos acompaña, nos protege y nos ayuda a superar nuestras dificultades.

 

Aquí tenéis varios fragmentos de la celebración… para pensarlos…con el corazón :

Teniendo como telón de fondo nuestro lema de este año « Seguimos en contacto », nos acercamos al Padre Luis, y le pedimos que nos ayude a hacerlo realidad cada día entre nosotros, ya que él, al igual que hizo Jesús, entregó su vida por las personas que lo necesitaron.

Pero, como él solo no podía, invitó a jóvenes comprometidos como él para llevar a cabo la misión de Jesús y así fue como nacimos las Hnas. Terciarias Capuchinas y los Hnos.  Terciarios Capuchinos.

Hoy también nosotros queremos echarle una mano y decirle a Jesús que, junto con el Padre Luis, nos comprometemos a vivir en plenitud, siendo agradecidos.

 

Padre Luis, tú fuiste muy amigo de Jesús, quisiste continuar su misión al estilo de san Francisco de Asís. La pobreza, la humildad, la misericordia, la mansedumbre... virtudes que te configuraron como “menor entre los hermanos” son las características fundamentales de tu personalidad espiritual y humana.

 

Hoy le pedimos al Señor que nos dé un corazón generoso y entregado, un corazón misericordioso como el tuyo para vivir con más intensidad este rasgo característico del carisma amigoniano que el Padre Luis vivió y nos ha transmitido:

“Señor, danos entrañas de misericordia ante toda miseria humana. Inspíranos la palabra y el gesto oportuno ante el hermano… ante nuestros alumnos o profesores, nuestros compañeros, nuestras familias... Inspíranos la palabra y el gesto oportuno ante cada persona que nos encontremos, pues en cada una de ellas sigue latiendo tu corazón de Padre.”

 

 

Padre Luis, sabemos que San Francisco de Asís se convirtió para ti en ideal de vida en Cristo. Su vida tiene la virtud de apasionar a quien se acerca. Es una vida, vivida toda ella, en “clave de Evangelio” y con el espíritu de las Bienaventuranzas. Ayúdanos tú a vivir así.

      

Nosotros, con nuestro empeño y entusiasmo por vivir como el Padre Luis aprendió de Jesús y nos enseñó a ser, hacemos con nuestra vida que se haga posible este lema.

Hace 126 años que la Iglesia proclamó al Padre Luis venerable, ejemplo a seguir de todos aquellos valores que hicieron de él un auténtico seguidor de Jesús. Hoy es él quien nos dice a cada uno: “Seguimos en contacto”. Ojalá nosotros seamos capaces de empeñarnos cada día por vivir los valores amigonianos que el Padre Luis ha soñado para nosotros. Él ha dejado en nuestras manos la obra que empezó. Pongámonos manos a la obra, todos somos necesarios para hacer realidad este sueño. Hagámoslo posible.

Deja un comentario